El motor neumático proporciona una marcha suave, continua y exenta de vibraciones. Forma una unidad ligera y compacta, no se daña con sobrecargas y permite un numero ilimitado de accionamiento y continuas maniobras marcha-paro.
   Los motores neumáticos no son afectados por el calor, ni por atmósferas húmedas o corrosivas y resisten explosiones y golpes. Tienen marcha y paro instantáneos y admiten infinitas variaciones de par y velocidad. Algunas de las ventajas inherentes a los motores neumáticos, son comunes a los hidráulicos, tales como su gran par y potencia en relación con su peso y el uso en ambientes explosivos.
   Tienen sobre los hidráulicos, ventajas como: desacumulación de calor aunque se empleen durante largo tiempo. Además, las líneas de aire, tienen un coste menor que las hidráulicas, prescindiéndose de líneas de retorno.

MOTORES DE PISTONES

   Los motores de pistones pueden ser de cuatro, cinco o seis cilindros. El trabajo lo produce el aire comprimido sobre los pistones alojados en cada cilindro.
   Estos motores desarrollan un par de arranque mejor y tienen mejores propiedades a bajas revoluciones que los motores de paletas. Los motores de pistones son unidades de trabajo de baja velocidad, no superando, generalmente las 4.000 r.p.m. libres.
   Pueden soportar grandes cargas a todas velocidades y están especialmente indicados para aplicaciones a bajas revoluciones con un par de arranque elevado.

   - Motores de cuatro pistones en V
   - Reversibles
   - Para mando a distancia
   - Par de arranque elevado
   - Versiones especiales para máquinas perforadoras de martillo en el fondo.
   - Aplicaciones en minería, obras publicas, siderurgia, etc.